Seguime en Facebook

El falso positivo

Lo tengo en mis manos. Falso positivo. ¿Pero… no era imposible? Claro, me olvidaba de que a una chica irregular todo puede sucederle. Desde ir a una fiesta y lucir el mismo vestido que lleva puesto la más linda de la noche (a la que le queda repintado y le hace un cuerpo escultural mientras que a vos, chica irregular, te hace pasar, más bien, como ‘mirá a esa loca/alternativa que hace cualquier cosa para llamar la atención’), hasta un falso positivo. La segunda línea se incubó de forma misteriosa en algún momento dentro del tacho de basura.
Y todo por leerlo en un foro. ¿Quién me manda a mí a meterme en un foro? Yo misma. Lo que ocurre es que ya no existe eso de salir a la vereda a hablar de bueyes perdidos con las vecinas y porque es divertido encontrar cosas como esta: "para eliminar el orzuelo enquistado, ralle una zanahoria y envuélvala en un paño para usarlo como compresa para el ojo. ” Todavía no lo intenté pero estoy a punto, dado que la palabra preferida del doctor es “No sé” cada vez que le pregunto por qué mierda me siguen saliendo los orzuelos... Cualquier cosa antes de pasar por el quirófano por tercera vez.
Cuando leí que una de las foristas había encontrado la segunda rayita mucho después de hacer la prueba, fui al baño arrastrando la sensación de absurdez, levanté la tapa del pequeño cubo de basura y volví a mirar el test. Dos líneas, la de mi interés era tenue aunque precisa. Lo primero que hice antes de pegar un gritito poco creíble fue releer las instrucciones:
No importa la intensidad del color de la línea de test. Bien.
El resultado del test es fiable. Bien.
No lea el resultado pasada la media hora. Shit.
¿Qué no lea el resultado pasada la media hora? Habían pasado miles de horas, pero qué más daba. ¿Por qué aparecería una segunda rayita si no estuviera embarazada? Y ¿por qué mierda no te dicen el porqué de no leer el resultado pasados los treinta minutos? Si es como el test de ovulación, no se modifica el resultado, pase el tiempo que pase.

En fin, si bien se trató de una realidad óptica, no fue más que un suceso ilusorio de corto alcance. Aun así no me quedé tranquila y le pedí a mi entrañable amigo Google que me echara una mano para encontrar alguna explicación. Al parecer, las chicas irregulares pueden provocar un falso positivo gracias al SOP y heme aquí, una vez más, confirmando mi irregularidad sin horizontes y sin escrúpulos.
Voy por el segundo mes de citrato de clomifeno. Vamos a ver qué pasa o qué no pasa. De momento seguiré disfrutando del buen vino, de las hamburguesas poco hechas, del sushi y del jamón crudo. ¡A mi salud!

6 comentarios:

Elio Milay dijo...

hamburguesas, sushi y jamón crudo?

Ay no, creo que se me quitaron las ganas de todo...

El Viejo @gustín dijo...

Que rico el crudoooooooooooooooo
Si es serrano Mejor

un beso

Ambrosius de Königsberg dijo...

Dale cera, boluda

Construcciones dijo...

Me encanta este blog, es genial.
Narras muy bien y estoy enganchada.

Un saludo.

Anónimo dijo...

qué tiempo de espera tan creativo, logras hacer un acontecimiento divertidísimo y lleno de matices algo que hemos pasado muchos como periodos de impaciencia o desalentadores en ocasiones.

ELINA dijo...

las esperas desesperan amiga...
pero por las dudas, segui dandole al vino, venite casa, hago unas pizas y esperamos juntas, si?
jajaja
besos y gracias por el correo